El nuevo régimen laboral de los enfermeros porteños, visto con ojos expertos desde Colón

Un trabajo continuo, perseverante, atento y silencioso. Así podemos definir la labor de los enfermeros, especialmente en los centros de salud de gestión pública. Sin embargo –quizá por esta presencia permanente al lado del paciente- los profesionales del área pasan desapercibidos a la hora de escuchar sus necesidades y poco se consulta su mirada –valiosa como pocas- sobre los requerimientos del sistema de salud que los tiene entre sus principales protagonistas.
Pese a esto, en los últimos días levantaros su voz para solidarizarse con sus colegas porteños. Es que impulsado por el oficialismo, la legislatura porteña aprobó el 1° de noviembre un nuevo marco normativo que dispone modificaciones sustanciales al régimen que venía rigiendo desde 1986, mediante la ordenanza 41.455, la cual quedó derogada.

La ley abarca a “los profesionales de la salud que desarrollen servicios con carácter permanente, de planificación, ejecución, coordinación, fiscalización, investigación y docencia, control y gestión de planes, programas y acciones destinados a la promoción, prevención, recuperación y rehabilitación de la salud de la población”.

Se enumera como profesionales de la Salud a médicos, odontólogos, Lic. en obstetricia y obstétricas, bioquímicos, Lic. en Bioquímica, farmacéuticos, Lic. en Física Médica, en Psicología, en Psicopedagogía, en Musicoterapia, en Terapia Ocupacional, en Fonoaudiología, en Kinesiología, fisioterapeutas, Lic. en Nutrición, en Trabajo Social, en Servicio Social, veterinarios, Lic. en Ciencias Antropológicas, antropólogos, Lic. en Sociología, en Biología, en Ciencias de la Educación, en Sistemas de Información para la Salud, en Estadísticas para la Salud y en Ciencias de la Comunicación o Comunicación Social. Curiosamente, el personal de enfermería fue excluido.

El Entre Ríos se acercó ayer al Hospital San Benjamín para compartir un momento de charla con los enfermeros que brindan servicio a los pacientes de nuestra ciudad. Tomaron la palabra Estela Correcher, jefa de la División Enfermería y Patricia Velzi, supervisora.

“En la ley que sacaron en la ciudad de Bs. As. todo el escalafón enfermería, incluyendo a los instrumentadores quirúrgicos, son llevados a personal administrativo, lo que significa un gran descuento en sus haberes, además de desconocer que una licenciatura son cinco años de cursada más el tiempo que lleve aprobar la tesis final, más todas las capacitaciones que luego se realizan. Todo el país se ha solidarizado con esta situación, porque si en la ciudad que más enfermeros tiene ocurre esto, en el resto del país las administraciones provinciales pueden hacerse eco; sienta un precedente”, comienza diciendo Correcher.

Velzi explica que la profesión de Enfermería “tiene tareas dependientes, independientes e interdependientes. Algunas dependen de lo que indica el profesional, otras las pueden realizar por sí mismos y otras se desarrollan en un medio interdisciplinario”.

A nivel mundial, Enfermería es una de las pocas profesiones consideradas en emergencia, así lo da a conocer la jefa del área en el Hospital San Benjamín. “El déficit es crítico. Si bien, es una carrera con visión de futuro, con salida laboral en todas partes del mundo y la matricula sirve de un país al otro sin reválidas, esta ley hace que el adolescente que está pensando en estudiar Enfermería, no lo haga. Además, muchos se reciben en el interior y van a trabajar a Capital o a grandes ciudades por la amplitud especialidades de alta complejidad que hay”.

“No es solo que te bajan de categoría, sino que te afecta en la parte económica y el régimen jubilatorio. Creo que el fin es reducir costos”, agrega la supervisora.

“El trabajo del enfermero no se ve. El paciente se va y agradece al médico, pero nosotros somos quienes estamos las 24 horas con el paciente y vemos cosas que quizá el médico que está 10’ o 15’ no ve, quienes contenemos a los familiares, amén de todas las actividades que realizamos. La base de los hospitales es Enfermería. Nosotros somos el motor. Acá y en todas partes del mundo”, aseguran las profesionales.

La situación en Entre Ríos

Respecto a las posibles repercusiones de la ley sancionada en CABA, comentan que “en Entre Ríos hasta ahora no hay ningún manifiesto. Seguimos trabajando de acuerdo a nuestra Ley de Enfermería que se tardó 18 años en lograrla. Como tenemos un centro formador en Concepción del Uruguay, la carrera está muy afianzada en la provincia”.

Pero al momento de hablar de salarios, el panorama provincial no es el mejor: “Comparativamente con otras áreas de la provincia, Enfermería tiene sueldos extremadamente bajos. Las medidas de fuerza de otras áreas tienen peso. Nosotros no tenemos un gremio exclusivo que nos agrupe y eso tiene que ver a la hora de reclamar derechos. Hacemos paro, pero siempre cubriendo las guardias mínimas porque si no es abandono de personas y nosotros no abandonamos a nadie, seguimos atendiendo. La dependencia total que tiene un enfermero con su trabajo, no la tienen en otras profesiones. En hospitales chicos como el nuestro cubrimos 8 horas diarias, 40 semanales y tenemos trato con todo tipo de pacientes. La mayoría del personal tiene horarios rotativos”. En esas condiciones, el sueldo de un enfermero que recién comienza a ejercer, “ronda los 16 mil pesos, siempre y cuando sus suplencias sean continuadas, ya que los nombramientos suelen demorarse entre 8 y 10 años”, dicen.

Por otra parte, la falta de personal complica las licencias por enfermedad y las vacaciones. “Los suplentes extraordinarios no tienen quien los cubra, queda uno menos en el servicio y trabaja más el resto que queda”.

Suplencias e insumos

El plantel completo de enfermeros del Hospital San Benjamín, entre titulares y suplentes, está compuesto por 92 profesionales, de los cuales 53 están en planta. “Enviamos a la Provincia planificación completa de vacaciones para que nos autoricen un suplente. El 60% del personal tiene 30 días hábiles de vacaciones, la ley dice que se cubre el 50% de las vacaciones de los titulares, así que estamos esperando que nos respondan la posibilidad de que nos cubran todo; al ser una ciudad turística tenemos esperanza”.

En otro orden de cosas, señalan que no suelen tener dificultades con los insumos. “Puede pasar que en algunos períodos falte un medicamento y se reemplaza por otro. Los elementos están y dependen del presupuesto que envíe la Provincia y la cantidad o el tipo de pacientes que se atiendan. Pero en línea generales en Colón no tenemos problemas con los insumos”.

La guardia del San Benjamín

En cuanto al trabajo en la guardia del San Benjamín y la relación con los médicos –luego de que se oyera por parte de estos algunos cuestionamientos a su forma de trabajo- expresan: “Hay algunas personas con dificultades que las tomamos más como algo personal que como plantel. En general, la puerta de acceso a un hospital es la guardia, eso hace que la gente que llega lo haga con una carga emotiva, con la cual generalmente Enfermería no tiene problemas, ni con el paciente ni con sus familiares. Nada más alejado que plantear que Enfermería es el problema en la guardia. Somos el puntal del hospital, especialmente en la guardia, más allá de las diferencias personales entre compañeros. La función de Enfermería no es filtrarle el trabajo al médico, sino que es él quien, bajo su exclusiva responsabilidad, determina qué es una urgencia y qué no. Enfermería no tiene esa atribución, así es por ley a nivel nacional. No somos secretarios sino que tenemos nuestra función específica, más allá que hacemos de porteros, mesa de admisión, telefonistas, camilleros, pero no es lo que corresponde. En todas partes del mundo es así”, concluyen.

Fuente: El Entre Ríos (edición impresa).
buen punto de vista colega! que te pareció?
Sobre Santiago Feliu 1751 Artículos
Lic. Santiago F.Feliu Enfermería- Legal - Forense Especialista en Aerovacuacion

Sé el primero en comentar