“SEGUIMOS TRABAJANDO PARA IMPLEMENTAR LA FIRMA DIGITAL, PRIMER ESLABÓN DE LA HISTORIA CLÍNICA UNIVERSAL”

Entrevista al Presidente de la AMA, Dr. Miguel Galmés. Habló de sus ejes de gestión entre los que destacó la formación profesional y el proyecto de firma digital, como primer eslabón que permita una historia clínica universal.

Hace más de cien años, por la inquietud de un grupo de médicos en búsqueda de comunicación científica, se propuso la formación de una entidad que los nuclee. A tal fin se citó a una reunión preparatoria para el 4 de agosto de 1891. La convocatoria y entusiasmo de la época hizo que ya para el 5 de septiembre de ese mismo año, se firme el acta fundacional de la Asociación Médica Argentina (AMA), que fue rubricada por 106 miembros.

La misión principal era ofrecer a los profesionales de la salud el más completo programa de actividades que asegure el constante perfeccionamiento científico, utilizando las más actualizadas tecnologías y con la más amplia cobertura de comunicación de nuestros programas. Algo que se sigue manteniendo en la actualidad.

Consenso Salud entrevistó al Presidente de la entidad, Dr. Miguel Galmés, quien nos recibió en la sede central ubicada sobre la Av. Santa Fé, a metros de la Av. 9 de Julio. Habló de la actualidad de la entidad, describió sus objetivos de trabajo y dio su opinión del proyecto de creación de la Agencia de Evaluación de Tecnologías de Salud.

-Usted es Presidente de la AMA desde 2015, ¿no es así?

-Sí, es así. Estoy al frente de la Asociación Médica Argentina desde el año 2015 y en abril de este año fui reelecto por un período más.

-¿Qué balance hace de lo hecho hasta ahora?

-Colaboro con la Comisión Directiva de AMA desde el año 1995 cuando me convocaron para desarrollar la recertificación de profesionales médicos, para lo que luego se creó el Comité de Recertificación de la AMA (CRAMA). Fui designado Secretario General del CRAMA y posteriormente Presidente del mismo. Ese fue mi primer contacto con la comisión directiva. Después fui vocal, años más tarde Secretario General de la CD y finalmente en la actualidad soy el Presidente.

-¿Qué ejes de gestión se propuso llevar a cabo?

-Puedo decir que es una continuidad de lo que se venía haciendo. Esta entidad en 1891 fue creada por los médicos por la necesidad de hacer formación de posgrado, época en la que no había acceso fácil a la información y no existían las especialidades médicas. La mayoría de las especialidades se crearon en esta casa a partir de los años 50. Todo los que hacemos en esta casa tiene un objetivo, que es la formación del profesional de posgrado lo que lleva a una mejora en la calidad de la atención médica, lo que repercute claramente en la salud de la población.

-¿Cuántos miembros tiene la Asociación?

-Inscriptos en el padrón son 17 mil médicos, pero los que tiene una cuota activa son alrededor de 5 mil. Ese es nuestro primer ingreso y el segundo ingreso de nuestra entidad llega a través de los cursos de posgrado. No contamos con ningún subsidio del estado o de la industria y nuestra CD es honoraria.

-¿Cómo llevan adelante la actividad en el marco de la crisis económica del país?

-Realmente es difícil. Lo que nos ha costado un poco más fueron las paritarias. Tenemos 23 empleados en relación de dependencia y el resto son gastos del mantenimiento del edificio y de la tecnología necesaria para estar presentes y actualizados. Todos nuestros salones están altamente equipado con lo necesario para la actividad académica, ya sea presencial o a distancia.

-¿En qué punto están haciendo foco en la actualidad?

-Desde hace 10 años en nuestra entidad estamos desarrollando el primer eslabón de la cadena que es la Firma Digital para la Salud (FDS) necesaria para contar con una historia clínica universal y la necesidad de regular el uso de la telemedicina.

-¿Encuentran obstáculos para lograr esto?

-Con respecto a la FDS nos encontramos con algunos frenos que suelen ocurrir con los cambios de gobierno y de políticas. Esto dependía de Jefatura de Gabinete y cada vez que hay un cambio de gobierno hay que empezar todo de nuevo. Al no tener un país en el cuál haya políticas de Estado en salud, todo se demora. En ésta última etapa el Ministerio de Modernización impulsó la digitalización en todos los ámbitos y salud no fue ajena a esto. Nosotros así encontramos la posibilidad de plasmar todo lo que veníamos trabajando y desde noviembre pasado la Jefatura de Gabinete de Ministros, a través de la Secretaría  de Modernización nos ha nombrado como autoridad de registro (ARI) de la Autoridad Certificante (AC) PDRF, es decir que podemos registrar la firma digital a los profesionales de la salud. Estamos proponiendo que necesitamos una firma digital en salud con atributos. Lo explico sencillamente. Cuando uno concurre al médico y este le solicita un estudio o realiza una receta o emite un certificado, etc, necesita una firma y un sello en la orden, donde consta su nombre, especialidad y matrícula profesional. Estos son los atributos que hice mención recién y así lo establece la ley de ejercicio profesional. Hoy AMA por ser ARI puede otorgar FDS asociada a un nombre, con el DNI, pero no sirve como documento para ir a la farmacia o firmar una historia clínica. Si bien modernización no se opone a los atributos, no tenemos de la Secretaría de Salud una respuesta necesaria para que se convierta en una normativa en todo el país.

-A pesar de esto ¿hay buena interacción con la Secretaría de Salud?

-Sí, claro siempre hubo buen diálogo, pero todavía no podemos concretar todas nuestras necesidades. La Argentina es federal y en salud se nota, tenemos provincias con colegios médicos y otras sin colegios como la Ciudad de Buenos Aires. La matrícula la otorgan los colegios médicos o el ministerio correspondiente. La idea es trabajar con cada ministerio y colegio para que sean ellos los que puedan otorgar la firma digital con AMA, porque creemos que quienes contralan la matrícula tienen que ser también los que controlen la firma digital.

-¿Cómo ve la actualidad del médico en el país?

-La verdad que en mi caso puedo decir que es mi vocación. Pude desarrollarme, vivir de la medicina y de mi especialidad, con los años y por circunstancias de la vida vine a la Asociación Médica a colaborar. Tengo un hijo médico y mi esposa también lo es. Nosotros no le inculcamos la medicina a nuestro hijo, a pesar de que somos unos enamorados de la profesión. Es una carrera larga que tiene 7 años de universidad, más la residencia de 4 años y recién en ese momento se está en condiciones de buscar trabajo, pero no se cuenta con experiencia. O sea que hay que calcular que recién a los 40 años se comienza a desarrollar la especialidad y a vivir de ella. Además, actualmente el paciente consulta con información obtenida de Google y eso también es un aprendizaje, es una relación médico paciente diferente, que lleva a “obtener” un acuerdo con el enfermo. Otro punto importante a considerar es el lugar de la actuación del médico. A nivel público, la atención en los hospitales está complicada por la agresión de parte de los pacientes y sus familiares. Estamos inmersos en una sociedad donde hay violencia y los médicos no son ajenos a eso. Hay agresiones en todos lados, en escuelas, en la calle y en los hospitales también. Además, cuando hay crisis económicas los médicos terminan siendo parte del ajuste, eso se ve en los magros sueldos y la falta de reconocimiento del público a la profesión.

-La relación médico-paciente ha variado drásticamente

-Sí, es verdad. Y también nosotros como médicos debemos hacer un mea culpa por esa situación. Fíjate que en Latinoamérica todavía se le tiene respeto al profesional, pero en nuestro país eso se ha perdido.

-¿Cree que la mística se va a poder recuperar?

-Hoy, yo creo que no. Necesitamos mucha educación.

-La carrera de medicina también está sufriendo variaciones. ¿Hay mayor cantidad de mujeres que la estudian?

-Ésta era una profesión de hombres, después fue mixta y ahora mayoritariamente es elegida por mujeres. Representan más del 60% de la currícula. Pasó lo mismo con los docentes. Me parece que la profesión no se ve como una salida laboral rápida. Esto es sólo un aspecto.

-¿Por qué hay tanta super-especialización en la profesión?

-Desde que tengo uso de razón los planes apuntan a la atención primaria de salud y al médico de cabecera. Pero ese profesional no tiene grandes lugares de formación y no tienen un reconocimiento económico ni de la gente, entonces el profesional busca otras especialidades que le reditúen más. Buscan tener un salario digno, con menos guardia y mejor calidad de vida. Hoy anestesiología, cirugía plástica, por ejemplo, son muy buscadas porque hay una excelente remuneración.

-¿Cuáles son las especialidades críticas en cuanto a falta de profesionales?

-Faltan especialistas en neonatología, terapia intensiva y obstetricia. No sólo ocurre en este país, es en todo el mundo, porque el riesgo es alto y hay poco reconocimiento.

-Estas problemáticas que fue mencionando ¿las trasladan a la Secretaría de Salud?

-Estos temas son de permanente debate. Es una preocupación constante de todas las sociedades médicas. Yo creo que no hay política de Estado al respecto, como tampoco la hay en educación. Creo que las intenciones están, pero no hay una política concreta. Nosotros, junto al Foro de las Ciencias y el grupo Medeos, en las últimas elecciones habíamos presentado un plan de salud a todos los candidatos a presidente. Luego el Dr. Jorge Lemus, cuando asumió como ministro pudo aplicar algunos conceptos, como dar inicio a la Cobertura Universal de Salud y presentar el proyecto de creación de una Agencia de Evaluación de Tecnologías de Salud. Eso último quedó dando vueltas en el Senado. Ya van cuatro años y no sale aprobada a pesar de tener consenso. Nosotros estamos de acuerdo con el proyecto y esperamos que se apruebe.

-¿Cómo reciben los profesionales el avance de las nuevas tecnologías? ¿Es una ayuda en la actualidad?

-En la actualidad el médico lo veo como una dificultad, porque hoy el profesional necesita atender cada quince minutos un paciente. En ese tiempo le tiene que preguntar quién es, tomar el peso, la presión, interrogarlo, pedirle los estudios y ya pasaron los minutos y si te atrasas se van enojando los pacientes que esperan. Mientras no tengamos un sistema ágil, va a ser una complicación. La tecnología avanza y venimos abogando para que la firma digital lleve segundos y posteriormente se vuelque a una historia clínica. No hay que asustarse, se debe convivir con las novedades. Debemos hacer que el sistema sea gratuito con firma digital para el profesional, que puedan aplicar a cualquier historia clínica, tanto en su consultorio como en otro ámbito. La historia clínica universal es del paciente y el médico tiene la guarda. La ventaja es que el paciente va a poder decirle a su médico que busque su historia clínica y con su autorización va a poder verla, cuando se haga un estudio el médico lo va a tener directamente en su consultorio y no va a tener que ir el paciente a buscar el estudio. El médico, cada vez que entre, lo va a hacer con su firma digital por lo que va a tener total trazabilidad. Además, si estás de viaje por ejemplo en Ushuaia vas a tener acceso a tu historia clínica, aunque el paciente no esté cerca de su casa. Me parece que es un avance fundamental. Estamos trabajando con una empresa de tecnología y vamos por buen camino, aunque sabemos que va a llevar mucho tiempo. Hace poco firmamos un convenio con la Confederación Médica Argentina para que este proyecto llegue a todos los colegios y provincias, porque en definitiva ellos van a hacer los efectores. También estamos conversando con CADIME sobre este tema. Siempre la idea es que el médico reciba el producto sin pagar. Si no habrá papel va a ser más fácil controlar y auditar. El otro tema es la telemedicina. Yo creo que hay que regular cuándo, cómo, dónde se aplica y en qué casos de consulta médica, entre paciente y médico se puede utilizar.

-¿Qué otros proyectos están implementando?

-Puedo nombrar nuestro punto fuerte que es la educación de posgrado. Nosotros tenemos más de 100 cursos presenciales y semi-presenciales. Esto va creciendo y llegamos a todo el país. Llevar el curso hacia ellos le da un valor agregado. Argentina sigue siendo considerada un centro de formación importante en Latinoamérica. Nos da mucha satisfacción cuando la gente contesta que les sirvió el curso y que quieren hacer otro. Es una buena herramienta tanto para nosotros, como para el alumno y también para el profesor.

-¿Qué significa para usted estar al frente de esta institución tan prestigiosa?

-Una responsabilidad inmensa. Somos una entidad muy reconocida y apreciada en general, así que debemos ser cuidadosos con nuestras expresiones.

-Aprovechando esta entrevista ¿qué mensaje le daría a los socios de AMA?

-La AMA va a seguir estando con ellos en la formación del recurso humano desde principio al fin. Vamos a seguir peleando para que la salud sea una política de Estado y vamos a estar junto con los jueces, para disminuir la industria del juicio por mala praxis. Queremos que antes del juicio haya una instancia intermedia, porque muchas veces se prejuzga. Vamos a estar junto al profesional en todo lo que sea el acto médico y acompañarlo para que pueda desarrollarse.


Sobre Santiago Feliu 1552 Artículos
Lic. Santiago F.Feliu Enfermería- Legal - Forense Especialista en Aerovacuacion

Sé el primero en comentar