La EMA indica poner la segunda dosis antes de 42 días

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) desaconseja retrasar más de 42 días la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus.

(Redacción Médica) La Agencia Europea del Medicamento (EMA) desaconseja retrasar más de 42 días la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus, mientras países como Alemania o Bélgica estudian administrar la primera inyección a más gente al principio y postergar la segunda más allá de los 21 días prescritos.

Esa agencia, encargada de la evaluación técnica de las vacunas en la Unión Europea (UE), señala que “los vacunados no pueden estar completamente protegidos hasta siete días después de su segunda dosis”, tal y como ha indicado Pfizer tras sus ensayos clínicos, ha señalado a EFE la portavoz de la EMA, Sophie Labbe.

No obstante, la EMA no prohíbe alargar hasta los 42 días la administración de la segunda dosis, Si bien la información del producto “no define explícitamente el límite superior para el tiempo entre dosis, las recomendaciones posológicas hacen una referencia explícita (…) donde se especifica, respectivamente, que la evidencia de eficacia se basa en un estudio en el que la administración de 2 dosis se realizó con 19 a 42 días de diferencia”, ha añadido.

La UE negocia con Pfizer y BioNTech la compra de más dosis

Precisamente, la Comisión Europea estaría en conversaciones con Pfizer y BioNTech para negociar la posibilidad de adquirir más dosis de su vacuna frente al Covid-19, que se añadirían a las 300 millones de dosis ya conseguidas por contrato. “La Comisión está comprobando si hay una manera de añadir dosis adicionales a aquellas sobre las que ya tenemos un acuerdo”, indicó el pasado lunes un portavoz de la CE.

Ugurel Sahin, CEO de la empresa alemana BioNTech que desarrolló la primera vacuna contra el coronavirus junto con el consorcio estadounidense Pfizer, ya ha anunciado que aumentará la producción para cubrir las necesidades de los países de la Unión Europea, en los que hay de momento cierta escasez para lograr inmunizar a toda la población.