Los asintomáticos son los responsables de la transmisión en el 59% de los casos

Así lo concluye un reciente estudio realizado por un grupo de investigadores de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

(ECSalud) El papel de los asintomáticos en la propagación del SARS-CoV-2 es uno de los grandes debates desde el inicio de la pandemia. Hablamos de personas infectadas pero que no presentan ningún tipo de síntoma por lo que su detección resulta verdaderamente complicada por lo que contagian a otras personas sin ser conscientes de ello. ¿Cuál es el porcentaje de transmisión asociado a los casos asintomáticos?

Una pregunta sobre la que se arroja nueva evidencia científica a través de un reciente estudio realizado por un grupo de investigadores de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), cuyos resultados han sido publicados en la revista JAMA Network Open.

El punto de partida de la investigación se focaliza en los dos estados de la infección que pueden presentar los casos asintomáticos. El primero de ellos apunta a aquellas personas presintomáticas y que son infecciosas antes de desarrollar algún tipo de síntoma asociado a la Covid-19; y los individuos que durante todo el curso de la infección son asintomáticos (infecciones asintomáticas o que nunca han sido sintomáticas).

De este modo el estudio ha analizado la cantidad relativa de contagios en pacientes presintomáticos, nunca sintomáticos y sintomáticos en distintos escenarios en los que la proporción de transmisión de los individuos que nunca desarrollan síntomas y el periodo infeccioso varía de acuerdo a las estimaciones recogidas por la evidencia científica.

Aproximadamente el 59% de toda la transmisión procede de la transmisión asintomática: el 35% de los individuos presintomáticos y el 24% nunca ha presentado síntomas
En base a los supuestos iniciales, aproximadamente el 59% de toda la transmisión procede de la transmisión asintomática: el 35% de los individuos presintomáticos y el 24% nunca ha presentado síntomas. Los investigadores explican que, debido a que cada componente es incierto, se han evaluado diferentes momentos de contagio máximo en relación con el inicio de la enfermedad, así como diferentes proporciones de transmisión de individuos que nunca presentaron síntomas.

DISTINTOS ESCENARIOS Y VARIABLES

De esta forma si se mantiene el 24% de la transmisión a través de personas que nunca han presentado síntomas, pero se cambia el pico de contagio un día antes (cuarto día), se incrementa la transmisión presintomática al 43% y el conjunto de la transmisión asintomática al 67%. Un pico posterior (situado en el sexto día) disminuye la transmisión presintomática al 27% y toda la transmisión asintomática al 51%.

Continuando con los distintos escenarios sobre los que se ha realizado el estudio, si se mantiene la constante del día de máxima capacidad infectiva en el quinto día y se reduce la proporción de transmisión de individuos que nunca han presentado síntomas al 10%, con una infectividad relativa del 75% (suposición de referencia), la proporción de toda la transmisión de aquellos que nunca presentan síntomas disminuye hasta el 8%, la transmisión presintomática aumentó al 42% y la transmisión asintomática combinada fue el 50% de toda la transmisión.

A pesar de esto, la mayoría de las suposiciones combinadas atendiendo a distintos picos de infectividad y transmisión de personas asintomáticas, indican al menos el 50% de las nuevas infecciones por SARS-CoV-2
Por el contrario, si la proporción de quienes alguna vez desarrollaron síntomas fue del 30% y su contagiosidad relativa aumentó al 100%, contribuyeron con el 30% de toda la transmisión y la transmisión presintomática fue del 32% mientras que la transmisión combinada fue el 62% de toda la transmisión.

Atendiendo a los distintos escenarios planteados los investigadores afirman que existe gran incertidumbre sobre la magnitud de la transmisión presintomática y de aquellos que nunca han presentado síntomas. A pesar de esto, la mayoría de las suposiciones combinadas atendiendo a distintos picos de infectividad y transmisión de personas asintomáticas, indican al menos el 50% de las nuevas infecciones por SARS-CoV-2. Si más del 30% de las infecciones procede de personas que nunca han desarrollado síntomas, la transmisión asintomática total ha sido superior al 50% con cualquier valor de infectividad máxima, hasta los dos días después del tiempo medio establecido para la aparición de síntomas.

En base a los hallazgos del estudio los científicos de los CDC recuerdan a los gobiernos y a las autoridades sanitarias que las medidas destinadas al control de la pandemia y a frenar el incremento de los nuevos contagios no deben centrarse únicamente en la detección de los casos sintomáticos. Las personas infectadas y que no presentan síntomas (incluidos los presintomáticos) suponen uno de los eslabones más importantes en la cadena de transmisión del virus y la escasa atención que se les presta es uno de los motores que impulsan la velocidad de propagación del SARS-CoV-2.