Donaciones de sangre: en verano bajan entre un 40 y 50%

Especialistas en hemoterapia instaron a no dejar de donar sangre y plasma durante la época de vacaciones, teniendo en cuenta que suele producirse una merma de entre el 40% y 50% en la cantidad de donantes.

(La Prensa) Especialistas en hemoterapia instaron a no dejar de donar sangre y plasma durante la época de vacaciones, teniendo en cuenta que suele producirse una merma de entre el 40% y 50% en la cantidad de donantes, mientras que la demanda de sangre y sus componentes suele aumentar debido, en parte, a los accidentes viales.

Es un año atípico. Lo que sucede habitualmente es que en verano bajan las donaciones porque la gente está de vacaciones, se relaja y no va a donar sangre. En general, las donaciones en esta época bajan un 40 a un 50%, subrayó la doctora Rosario Céspedes, directora asociada del Instituto de Hemoterapia del Centro Regional de Hemoterapia Tres de Febrero, inaugurado en junio último.

Ahora tenemos un escenario diferente, donde además la gente ya no se está acercando a los hospitales para donar debido a la pandemia. Por eso es que se promocionó la donación voluntaria de sangre a través de colectas externas, como estrategia de la provincia de Buenos Aires y también Nacional, añadió la especialista.

Gracias a las colectas externas, realizadas en Iglesias, organizaciones sindicales, shoppings y otros sitios extrahospitalarios, desde su apertura el Centro Regional de Hemoterapia Tres de Febrero cuenta ya con 3.000 donaciones voluntarias de sangre y de plasma convaleciente.

Según resaltó Céspedes, haber implementado la estrategia de realizar colectas fuera del ámbito hospitalario permitió que la Provincia de Buenos Aires se recuperara tras la drástica disminución de donaciones -que alcanzó un 80%-, que se experimentó al comienzo de la pandemia.

Siempre es muy importante donar y este año más que nunca porque estamos en el marco de una pandemia, enfatizó la directora del Centro Regional de Hemoterapia Tres de Febrero. Jamás vamos a dejar de necesitar tanto la sangre como sus componentes porque es insustituible y es un nudo crítico de prestaciones, que la requieren siempre como soporte: las prestaciones oncohematológicas, las oncológicas, las obstétricas, la emergentología, las cirugías, la trasplantología… es una necesidad vital, añadió.

Asimismo, hizo hincapié en que los accidentes viales, que lamentablemente aumentan en verano, se suman a los requerimientos de sangre habituales. Necesitamos que la gente vaya a donar y que concurra a las colectas externas, reiteró.