Capacitación cruzada: preparación para Enfermería en desastres más allá de la pandemia.

Un enfoque de tres fases abordó las necesidades inmediatas y mejoró las habilidades y la confianza de las enfermeras.

Nota del editor: esta es una publicación anticipada de un artículo exclusivo en la web para la edición de marzo de 2021 de American Nurse Journal.

Cuando llegó el primer aumento de COVID-19 en 2020, RWJBarnabas Health en Nueva Jersey, al igual que muchas instalaciones de atención médica, se enfrentó a una afluencia de pacientes y a problemas exigentes de personal. Algunas áreas de Nueva Jersey experimentaron aumentos repentinos de manera más constante que otras, y predecir dónde y cuándo llegaría la próxima pandemia resultó un desafío.

Reforzar rápidamente las habilidades de las enfermeras para cuidar a los pacientes con COVID-19 es vital para hacer frente a la pandemia, así como a futuras sobrecargas y otros desastres. La capacidad de hacer todo lo posible y capacitar y capacitar al personal es aún más crítica en situaciones como COVID-19, donde los colegas también se convirtieron en pacientes.

Durante el aumento inicial, muchas unidades de salud de RWJBarnabas albergaron pacientes con COVID-19. A medida que aumentaba la agudeza y cambiaba el horario del quirófano, el personal del quirófano apoyaba estas unidades. El equipo de educación y los directores de enfermería de la organización determinaron que mejorar las habilidades de todas las enfermeras a través de la capacitación cruzada era clave para brindar una atención de calidad. Pero, ¿cómo, dónde y cuándo sería posible ofrecer formación para satisfacer las necesidades cambiantes de 11 hospitales? RWJBarnabas Health lo dividió en tres fases.

Fase 1: Justo a tiempo

A fines de marzo de 2020, muchas organizaciones de atención médica de Nueva Jersey estaban profundamente involucradas en la respuesta a la pandemia de COVID-19. En RWJBarnabas Health, las necesidades de personal sin precedentes tuvieron que abordarse con capacitación en las trincheras.

La capacitación cruzada para ponerse y quitarse el equipo de protección personal comenzó en febrero. La educación adicional abordó las habilidades críticas necesarias en el lugar. Por ejemplo, los hospitales proporcionaron capacitación en habilidades básicas justo a tiempo de 30 minutos que incluía prácticas de prevención de infecciones. Otras sesiones de duración variable, según los conocimientos, la experiencia y las habilidades previas del personal y el número de participantes, incluyeron capacitación en ventiladores, oxígeno de alto flujo y ritmos letales. En varias de las instalaciones del sistema se inició la renovación de habilidades básicas para las enfermeras que no habían atendido regularmente a los pacientes, y las enfermeras perioperatorias, médicas / quirúrgicas y de telemetría participaron en los equipos de atención mientras recibían diferentes niveles de capacitación justo a tiempo según sus necesidades. rol y conjunto de habilidades.Estos esfuerzos aumentaron la cantidad de enfermeras que brindan atención directa a los pacientes con COVID-19.

La capacitación justo a tiempo fue facilitada principalmente por educadores que trabajaron codo a codo con el personal para asegurarse de que tuvieran el apoyo que necesitaban. Los educadores también actuaron como recurso para las enfermeras capacitadas en cuidados no críticos que fueron asignadas a las unidades COVID-19. Todo el equipo de educación estaba en las unidades para brindar el apoyo emocional muy necesario además del apoyo clínico.

A medida que aumentaba el número de casos, era necesario un cambio en la metodología de capacitación para proporcionar suficiente personal capacitado para satisfacer la demanda rápidamente.

Fase 2: formación ampliada

Se produjo un período de superposición entre las fases de capacitación, pero a fines de marzo de 2020, la capacitación de la Fase 2 comenzó en varias instalaciones del sistema. La fase 2 se centró en un enfoque más estructurado e incluyó contenido ampliado, como el manejo de los medicamentos COVID-19 de uso común. Un mini curso de cuidados críticos ayudó a apoyar a los miembros de los equipos de atención clínica que estaban modelando una estructura de personal escalonada. Esta estructura incluía un equipo interprofesional con un médico, un terapeuta respiratorio, una enfermera de cuidados críticos y una enfermera médica / quirúrgica. La estructura de personal por niveles fue influenciada por el modelo de la Sociedad de Medicina de Cuidados Críticos. (Más información sobre este modelo está en sccm.org/Blog/March-2020/United-States-Resource-Availability-for-COVID-19?_zs=jxpjd1&_zl=w9pb6 .)

Para reducir la brecha de conocimiento entre todo el personal, el equipo de educación transmitió la educación en vivo a los sitios que se agotaron debido a la enfermedad de los trabajadores de la salud y los educadores. El material incluía contenido de un mini curso de cuidados intensivos.

Grupos de enfoque

Además de la educación y la capacitación, los grupos focales proporcionaron a las enfermeras apoyo emocional, alguien que escuchara sus experiencias y una posible orientación o asistencia mientras atienden a los pacientes con COVID-19, algunos de los cuales son colegas. Los grupos de enfoque permitieron al personal tiempo para informarse con un facilitador, proporcionando un espacio seguro para desahogarse y hablar libre y confidencialmente.

Los grupos focales se llevaron a cabo después del primer aumento repentino de la pandemia en hospitales de sistema docente y no docente en áreas urbanas y rurales. Se llevaron a cabo veinticuatro grupos focales con aproximadamente 15 enfermeras del personal de cuidados intensivos, unidades médico / quirúrgicas, telemetría, departamento de emergencias, obstetricia y quirófano. Los participantes asistieron a una sesión cada uno.

Los grupos focales también fueron fundamentales para determinar qué estaba funcionando bien e identificar oportunidades para mejorar la preparación para los aumentos repentinos de COVID-19 (y futuras pandemias y desastres). Los temas planteados por las enfermeras en los grupos focales incluyeron la necesidad de estar preparado con habilidades nuevas o renovadas para cuidar a los pacientes con COVID-19. También reconocieron el valor de la capacitación justo a tiempo. Las sugerencias para la expansión incluyeron clases continuas y el uso de un enfoque estandarizado en todo el sistema para aumentar las habilidades de las enfermeras médico-quirúrgicas y de telemetría relacionadas con las prácticas y procedimientos de cuidados críticos.

Las enfermeras también identificaron la coherencia como un objetivo importante y sugirieron una posible solución para mejorar la calidad: un programa de formación cruzada. Los educadores giraron rápidamente para formalizar el plan de estudios e incluir personal de información para satisfacer las necesidades de los pacientes en un entorno de atención desconocido.

Fase 3: entrenamiento cruzado

En la Fase 3, RWJBarnabas Health formalizó la capacitación justo a tiempo en un programa de capacitación cruzada de preparación para una pandemia, un producto acumulativo de los grupos focales, recomendaciones de educadores y líderes e información limitada disponible en la literatura existente.

El equipo de educación enfrentó varios desafíos, incluido el miedo a lo desconocido mientras ayudaba a las enfermeras a mejorar sus habilidades. En los grupos focales, las enfermeras dijeron que la educación estructurada estandarizada para las enfermeras en todo el sistema era esencial para desarrollar su conjunto de habilidades. La educación estructurada también disminuyó la ansiedad de las enfermeras cuando se mudaron a áreas con equipos desconocidos y pacientes críticamente enfermos.

Los equipos de educación adaptaron las presentaciones a las necesidades identificadas por el personal. Un equipo interdisciplinario de educadores incluyó especialistas de terapia respiratoria, farmacia y fisioterapia.

El programa de formación cruzada incluye cinco componentes educativos:

1. Manejo del ventilador
2. Manejo de la medicación
3. Manejo de la sedación
4. Interpretación del ritmo cardíaco
5. Tiempo clínico en cuidados intensivos.

El quinto componente se enfoca en desarrollar habilidades reforzando clínicamente los otros componentes, incluido pasar tiempo en cuidados críticos con un preceptor. El tiempo en la unidad resultó significativo porque brindó a las enfermeras la oportunidad de realizar habilidades con orientación y de mejorar la memoria muscular para las habilidades aprendidas en clase. La familiaridad con el diseño de la unidad, el equipo y la ubicación de los suministros, y el personal clave también resultó invaluable. (Consulte los consejos educativos).

Consejos educativos

Utilice estos consejos cuando desarrolle un programa educativo para la capacitación cruzada de respuesta a desastres.

• Aplicar lo aprendido al lidiar con la incertidumbre. Por ejemplo, ya sea que sepamos cómo se transmite un virus o una enfermedad, sabemos lo básico, como que la higiene de las manos es fundamental para la prevención de infecciones. Tomamos el control usando lo que sabemos y aplicándolo a cualquier situación, en lugar de enfocarnos en lo desconocido.

• Dar a las enfermeras poder sobre sus propias habilidades y apoyarlas para que se den cuenta de que saben qué hacer y pueden adaptar su formación previa a la situación actual.

• Reconozca y aborde el miedo a las muchas incógnitas en situaciones de desastre nuevas para que se pueda acceder a la capacitación.

• Ayude a las enfermeras a comprender el contexto de su conocimiento para que puedan ubicar lo que conocen en la situación actual, evaluar la competencia existente e identificar y llenar los vacíos en la capacitación para que cualquier situación pueda manejarse con confianza y eficiencia.

Estrategias para el éxito

Varios factores han contribuido al éxito del programa. Los conjuntos de habilidades adquiridos evaluaron y rastrearon eficazmente los recursos. Los planes alternativos, la educación complementaria y el entrenamiento cruzado superaron las limitaciones del entrenamiento cruzado durante una emergencia de gran volumen, como una gran cantidad de víctimas o una epidemia. (Ver respuesta del personal).

El personal responde

Hasta la fecha, más de 350 enfermeras han participado en el programa de capacitación cruzada de preparación para una pandemia de RWJBarnabas Health, y el proceso de educación continúa. Cada centro mantiene una tabla de competencias que enumera el nombre de la enfermera y los cinco componentes de capacitación cruzada, incluido el tiempo clínico dedicado a cuidados intensivos, con fechas de finalización. El seguimiento y la tendencia de qué enfermeras han completado cada área de contenido y tiempo clínico es un desafío, pero vale la pena.

La retroalimentación verbal y escrita del personal sobre el programa ha sido positiva.

• “Después de la revisión rápida inicial con capacitación justo a tiempo, sabía lo que estaba haciendo, pero no sabía por qué. La capacitación cruzada de preparación para una pandemia me ayudó a pasar de aumentar mis conocimientos a saber por qué hacemos las cosas que hacemos, además de ayudarme a adaptarme mejor «.

• “La capacitación cruzada sobre preparación para una pandemia fue invaluable. La combinación de aprendizaje visual y cinético mientras se aprende la lógica es un aspecto importante de esta capacitación. Estaba más preparado y menos ansioso, lo que me permitió concentrarme en el paciente. A medida que mejoraba mi competencia, aumentaba mi confianza «.

Las orientaciones de las instalaciones y las unidades garantizan que estas enfermeras se aclimaten al entorno asignado. Ellos cierran brechas en la dotación de personal y colaboran con el personal habitual de cuidados críticos, así como con el personal con capacitación cruzada y las enfermeras de la agencia. Para el futuro, se está avanzando en un plan para un grupo flotante en todo el sistema.

Lecciones aprendidas, planificación para el futuro

Como profesionales bien capacitados, las enfermeras ya tienen muchos de los conocimientos necesarios para adaptarse y manejar cualquier situación. Sin embargo, es esencial reconocer cómo integrar el aprendizaje pasado en escenarios novedosos. Crear una formación modular fácilmente adaptable que ayude a las enfermeras a desarrollar sus habilidades previas es el enfoque más eficaz para desarrollar nuestro programa.

El personal con capacitación cruzada requiere el apoyo de preceptores, educadores y líderes. La capacitación debe centrarse en las necesidades de capacitación cruzada, pero la comodidad en una nueva unidad (proporcionada a través de la orientación específica de la unidad) es tan importante como desarrollar un nuevo conjunto de habilidades.

Las organizaciones de atención médica también deben esperar imprevisibilidad al planificar un programa de educación sobre preparación para desastres. Inicialmente, las pandemias y los desastres tienen muchas incógnitas. La solución es encontrar las mejores opciones para la formación y el desarrollo de habilidades, con múltiples alternativas. Este enfoque ayudará a abordar problemas con factores desconocidos o no identificados. Responder de manera eficaz y oportuna con reasignación de recursos, capacitación cruzada, grupos flotantes y modelos de atención por niveles resultó ser una excelente solución para RWJBarnabas Health.

Para prepararse para una futura pandemia o desastre, RWJBarnabas Health ha ordenado sesiones de actualización de capacitación cruzada combinadas con observación en la unidad de cuidados críticos. Mientras más repetición y aprendizaje práctico se brinde al personal, mejor preparado estará para otros eventos. La clave es actualizar continuamente los programas de capacitación y mantener la competencia, incluso cuando la pandemia cede.

El pensamiento dinámico antes y durante los desastres es fundamental. Esto incluye evaluar periódicamente los éxitos y fracasos del pasado e identificar, desarrollar, implementar y evaluar las mejoras en la respuesta a desastres. Al final, la profesión de enfermería se beneficiará de los desafíos de la pandemia COVID-19. Las lecciones aprendidas en la adaptación a lo desconocido a través de la educación se aplicarán a cualquier situación impensable en el futuro.

Los autores trabajan en RWJBarnabas Health en West Orange, Nueva Jersey. Mary Beth Russell es vicepresidenta del Center for Professional Development, Innovation & Research. Nancy Holecek es vicepresidenta senior y directora de enfermería de la Región Norte. Lori Colineri es vicepresidenta senior y directora de enfermería de la Región Sur.