Ventilación escolar: una herramienta vital

Las mejoras de ventilación son una medida de salud pública rentable.

Una nota que no tiene desperdicio colegas.

Introducción:

Muchas escuelas de jardín de infantes a duodécimo grado (K-12) en los Estados Unidos no tienen buena ventilación. Este es un problema de larga data con efectos negativos demostrables en el aprendizaje de los estudiantes. Podemos y debemos actuar para solucionar este problema y garantizar una buena calidad del aire interior para todos los estudiantes, educadores y personal escolar.

Durante la pandemia de COVID-19, es aún más importante que los problemas de ventilación en las escuelas K-12 se aborden ahora. Junto con otras medidas de mitigación, las mejoras en la ventilación en las escuelas K-12 pueden disminuir el riesgo de propagación del SARS-CoV-2.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. han brindado orientación para el aprendizaje en persona seguro para las escuelas K-12, recomendando un enfoque en capas con múltiples medidas de mitigación de salud pública implementadas. Además de los programas de prueba y la posibilidad de vacunación, las medidas de mitigación incluyen el uso de máscaras, distanciamiento físico, lavado de manos y etiqueta respiratoria, rastreo de contactos y limpieza y mantenimiento de instalaciones saludables.

Este informe se centra en un componente importante de la limpieza y el mantenimiento de instalaciones saludables: la ventilación.

Las mejoras en la ventilación pueden ayudar a reducir el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 y otras enfermedades infecciosas y mejorar la salud general y la capacidad de aprendizaje de los estudiantes. El 7 de mayo de 2021, los CDC destacaron el importante papel de la transmisión de aerosoles del SARS-CoV-2 en la pandemia, lo que subraya aún más la necesidad de mejorar la calidad del aire para reducir la propagación del COVID-19.

En este informe, consideramos el impacto de la pandemia de COVID-19 en los niños, las familias y los educadores; revisar la evidencia de que las mejoras en la ventilación reducen los riesgos de transmisión de enfermedades; y resumir las pautas de ventilación actuales. Si bien las mejoras de ventilación a menudo pueden percibirse como una inversión complicada y costosa, demostramos en un análisis de rentabilidad que compara la ventilación con una limpieza mejorada (“profunda”) que las mejoras de ventilación son una medida de salud pública rentable.

A medida que continúan surgiendo nuevas variantes potencialmente más transmisibles del SARS-CoV-2, son importantes las mejoras generales en la calidad del aire interior para reducir la transmisión. Las mejoras a la ventilación son un buen uso de los fondos de ayuda de COVID-19 proporcionados a las escuelas K-12.

Para producir este informe y recomendaciones, entrevistamos a 32 expertos en calidad del aire, ingeniería, políticas educativas y comunicaciones, así como a maestros de escuelas que han estado abiertas al aprendizaje en persona durante la pandemia. Examinamos la literatura científica relevante revisada por pares y las mejores prácticas de ingeniería para la calidad del aire en interiores, así como una guía específica para escuelas K-12 emitida por los CDC y organizaciones de la industria expertas.

También organizamos un seminario web con expertos en calidad del aire interior, ingeniería y escuelas para resaltar su experiencia y brindar recomendaciones sobre lo que se puede hacer ahora para reducir la transmisión del SARS-CoV-2 a través de mejoras en la ventilación y para agregar a las medidas de mitigación que las escuelas ya están tomando.

Una conclusión amplia de esta investigación es que los beneficios de invertir en aire saludable en las escuelas tienen el potencial de sobrevivir a la pandemia de COVID-19. La ventilación mejorada puede brindar a los niños y al personal escolar una calidad de aire interior más saludable durante décadas en el futuro, proporcionando un entorno más saludable para épocas no pandémicas y reduciendo potencialmente los riesgos en futuros brotes de enfermedades infecciosas.


Recomendaciones

Nuestras recomendaciones específicas, en orden de prioridades a corto y largo plazo, son:

1. Los administradores escolares y los tomadores de decisiones deben mejorar la ventilación de la escuela ahora trayendo tanto aire exterior como el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) permitirá de manera segura y mejorar la filtración y aumentar la filtración en el sistema HVAC actualizándolo a la mayor eficiencia filtros que el sistema puede manejar – MERV (valores mínimos de informe de eficiencia) si es posible. También pueden cambiar los ventiladores de «automático» a «encendido» para que funcionen continuamente.

Para las escuelas con ventilación natural, abrir las ventanas puede ayudar cuando se combina con ventiladores de ventana seguros para niños para dirigir el flujo de aire; sin embargo, esto por sí solo no garantizará una mayor ventilación. Las ventanas no se pueden abrir en muchas escuelas, por lo que no se puede lograr una mayor ventilación sin un filtro de aire portátil, que puede aumentar la ventilación de manera razonable y más confiable.

2. Los administradores escolares y los encargados de tomar decisiones deben comprar unidades de filtración de aire HEPA para colocarlas en los salones de clases y espacios comunes ocupados. Los filtros de aire HEPA portátiles son fáciles de usar, la filtración HEPA es una tecnología probada y las unidades tienen la ventaja de estar siempre «encendidas».

Una unidad silenciosa (o una combinación de unidades más pequeñas) puede aumentar la cantidad de cambios de aire por lo menos de 3 a 5 veces en un salón de clases de 800 pies cuadrados, se puede comprar por aproximadamente U$ 500 y son menos exigentes para los sistemas eléctricos que una acondicionador de aire portátil. El aumento del número de cambios de aire por hora puede reducir sustancialmente los riesgos de transmisión de aerosoles.

3. Los sistemas escolares deben usar solo tecnologías probadas para mejorar la calidad del aire interior: ventilación adecuada, filtración HEPA o irradiación germicida ultravioleta. No deben usar nebulizadores químicos o cualquier «limpiador de aire» que no sea filtración e irradiación germicida ultravioleta. Los sistemas escolares no deben utilizar tecnologías no probadas como generadores de ozono, ionización, plasma y desinfección de aire con nebulizadores y aerosoles químicos. El efecto de estos métodos de limpieza en los niños no ha sido probado y puede ser perjudicial para su salud. El objetivo principal para mejorar la calidad del aire debería ser eliminar los contaminantes e impurezas del aire y no introducir nuevas sustancias en el aire.

4. Los administradores escolares y quienes toman las decisiones deben dejar de mejorar la limpieza, desinfección, días de “limpieza profunda” y cualquier otra limpieza costosa y perjudicial. Los sistemas escolares deben limpiar con regularidad las superficies de alto contacto y desinfectar los espacios si se identifica un caso en el aula o en el espacio compartido, de acuerdo con las pautas de los CDC. Las escuelas también deben proporcionar recursos adecuados para la higiene de manos, como desinfectante de manos en las aulas y espacios comunes, y realizar una limpieza regular de las áreas de alto contacto frecuentes. Sin embargo, las escuelas no deben implementar días de “limpieza profunda” como una cuestión de rutina. La transmisión de fomite (superficie) no es un factor importante de la propagación del SARS-CoV-2. Las inversiones en ventilación proporcionarán más valor en la reducción de riesgos.

5. Los administradores escolares y los responsables de la toma de decisiones deben instalar sistemas de ventilación mecánica donde no existan y actualizar aquellos que no cumplan con los estándares actuales. Todos los estudiantes, maestros y personal merecen un aire saludable y muchos no lo están recibiendo actualmente. Una ventilación adecuada mejorará la salud y la educación. Los sistemas de ventilación deben cumplir con todos los códigos y normas aplicables, recibir mantenimiento periódico y verificar que los sistemas funcionen como se diseñaron. Si las escuelas solo tienen ventilación natural, se deben instalar sistemas de HVAC. Las mejoras a las instalaciones llevarán tiempo, pero mejorarán la ventilación en las escuelas a largo plazo.

6. El gobierno de los EE. UU. debería convocar un grupo de trabajo federal dedicado a la calidad del aire en las escuelas para desarrollar una guía para mejoras a largo plazo, sostenibles y rentables en la calidad del aire interior en las escuelas. Esta guía debe incluir medidas de responsabilidad para evaluar las mejoras. El grupo de trabajo debe estar compuesto por expertos en calidad del aire, higiene industrial, ciencia de la construcción, sistemas HVAC, epidemiología, ingeniería y educación. Juntos, deben desarrollar una guía para mejorar, monitorear y mantener una buena calidad del aire interior.

El grupo de trabajo debe crear estándares para que los sistemas escolares tengan en cuenta los diferentes sistemas de ventilación, climas y condiciones en todo el país. También debe desarrollar una certificación para los instaladores y comisionados de HVAC y, lo que es más importante, debe proporcionar recomendaciones para la supervisión y la rendición de cuentas para que los estudiantes y maestros de K-12 de la nación tengan el beneficio de un aire saludable en las escuelas. Se ha permitido que los problemas bien documentados de la mala calidad del aire interior en las escuelas  continúen durante décadas. Se necesita un camino a seguir para solucionar estos problemas y darles a los estudiantes, maestros y personal de las escuelas el aire saludable que merecen.

*Acceda al documento completo en idioma inglés.

Fuente : https://www.centerforhealthsecurity.org