El sector de salud laboral aumentó su facturación un 4% en 2020.

Continúa la tendencia de disminución del número de empresas presentes en el sector.

DBK, compañía de suministro de información comercial, ha anunciado, a través de su ‘Observatorio Sectorial DBK’, que la prestación de servicios relacionados con la seguridad y la salud laboral generó, en 2020, un volumen de negocio de 1.150 millones de euros, una cifra que supuso un aumento del 4,1 por ciento en comparación con el año anterior, tras dos años con crecimientos en el entorno del 6 por ciento.

El surgimiento de nuevos servicios durante 2020, como consecuencia de la pandemia, incidió positivamente en el valor del mercado. En particular, destaca la realización de tests Covid-19, tanto PCR, como de antígenos, serológicos o rápidos”, destaca esta compañía. Sin embargo, “el cierre, temporal o definitivo, de empresas de diversos sectores, el descenso del número de personas ocupadas, la inclusión en ERTE de numerosos trabajadores y la extensión del teletrabajo limitaron el crecimiento del mercado”, añade.

El estudio, elaborado a partir de información primaria procedente de las empresas líderes, profundiza en la evolución reciente y las tendencias del sector, los factores clave de éxito del negocio, las previsiones a corto y medio plazo, y las oportunidades y amenazas a las que se enfrentará en los próximos años. El estudio recoge, asimismo, el posicionamiento y resultados de las 22 principales empresas que operan en el sector.

Por otro lado, este estudio de DBK señala que continúa “la tendencia de disminución del número de empresas presentes en el sector. Así, en marzo de 2021 se contabilizaban 372 empresas acreditadas para operar como empresas de Servicios de Prevención Ajenos (SPA), 25 menos que a finales de 2018”.

Fuente: Actasanitaria y DBK