Cómo tratamos a nuestros hijos es un reflejo de nuestras sociedades y valores.

Día mundial contra el trabajo infantil

En un comunicado emitido para el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, el Director General de la OIT, Guy Ryder, insta a los gobiernos, trabajadores y empleadores a hacer un esfuerzo final para acabar con el trabajo infantil.

La forma en que tratamos a nuestros hijos es un reflejo de nuestras sociedades y valores. El Día Mundial contra el Trabajo Infantil nos da la oportunidad de hacer un balance, definir objetivos y volver a comprometernos con la acción. 

Nuestra reflexión este año – el Centenario de la OIT – es particularmente importante porque la OIT ha estado trabajando para la abolición del trabajo infantil desde sus primeros días. Dos de los primeros seis convenios que la OIT adoptó en su primer año, 1919, se referían al trabajo infantil. Su abolición es ahora el tema de uno de los principios fundamentales de la OIT, junto con el fin del trabajo forzoso y la discriminación relacionada con el trabajo, y la promoción de la libertad sindical y la negociación colectiva. 

En 100 años hemos logrado avances sustanciales, sobre todo gracias a la intensa promoción y la movilización nacional respaldada por acciones legislativas y prácticas. Solo entre 2000 y 2016, hubo una disminución del 38% en el trabajo infantil en todo el mundo. El Convenio de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999 (núm. 182) ha logrado una ratificación casi universal por parte de los 187 Estados miembros de la OIT, y la tasa de ratificación del Convenio sobre la edad mínima, 1973 (núm. 138) no se queda atrás. 

Los países en todas las regiones pueden estar orgullosos de este progreso, pero no podemos ser complacientes. Sería apropiado que la ratificación universal del Convenio núm. 182 se logre en el año del centenario de la OIT. Y nuestros Estados miembros están avanzando hacia este objetivo. 

Por supuesto, los fundamentos legales son esenciales, el cambio práctico es otro. 152 millones de niños aún están atrapados en el trabajo infantil, y 73 millones de ellos, casi la mitad, están en trabajo peligroso. Esto es simplemente inaceptable. 

Necesitamos acelerar urgentemente el ritmo del progreso. Pero para hacer esto, y también cumplir con la Meta 8.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que exige el fin del trabajo infantil para 2025, se requieren acciones más coherentes, que garanticen la disponibilidad de educación de calidad, protección social para todos y trabajo decente para los padres . 

En 100 años de trabajar juntos por la justicia social, la comunidad global ha logrado tanto. La OIT se enorgullece de haber participado en este progreso. Insto a los gobiernos, los trabajadores y los empleadores a unirse y hacer un esfuerzo final para acabar con el trabajo infantil y garantizar que no reaparezca.

Sobre Santiago Feliu 1628 Artículos
Lic. Santiago F.Feliu Enfermería- Legal - Forense Especialista en Aerovacuacion

Sé el primero en comentar