¿Cómo estar mejor preparados para afrontar una emergencia?

Los recientes eventos con mineros informales con pérdida lamentable de vidas, así como los desastres naturales, incendios forestales, huaycos e inundaciones, que afectan a diferentes regiones del país, nos demuestran que aún no estamos preparados para prevenir y responder ante una situación de emergencia a todo nivel, desde las autoridades locales hasta el gobierno central y el ámbito empresarial. Lo preocupante es que terminada la situación de emergencia, no somos capaces de identificar las lecciones aprendidas de estos eventos y establecer un plan de acción para las oportunidades de mejora.

Si hacemos un diagnóstico rápido del sector industrial y de servicios en general, vemos que también existen brechas que cubrir:

  • La normativa legal de salud y seguridad vigente exige que las empresas implementen medidas para responder a emergencias. Sin embargo, no es suficiente invertir en equipos de emergencia (extintores, rociadores contra incendio, puertas antipánico, señalización de vías de escape, etc.), es crítico asegurar su mantenimiento y operatividad. Lo más importante es asegurar que el personal conozca cómo operarlos y cómo dar una primera respuesta. Lo sucedido en el Centro Comercial Larcomar es un ejemplo de lo que puede pasar si esto no se cumple.
  • No existe un plan nacional y regional de emergencias, ni tampoco protocolos de respuesta a eventos de mayor probabilidad de ocurrencia.
  • Baja capacidad del Estado para gestionar las emergencias, especialmente en lugares remotos donde se ubican algunas industrias como minas, centrales hidroeléctricas, campos gasíferos y petroleros.
  • No existe un plan de asistencia y ayuda mutua en caso de emergencias entre empresas de la misma provincia o región, especialmente entre las que se ubican en lugares remotos donde es nulo el apoyo externo (bomberos, policías, militares, serenazgo, etc.).
  • No hay brigadas de emergencia a tiempo completo en todo el país, que puedan responder a tiempo y evitar que el evento escale y salga fuera de control.
  • El entrenamiento en respuesta a emergencias:
    • No está estandarizado y cada empresa o institución en forma aislada dispone de equipo y personal para responder a emergencias. Ello dificulta el trabajo conjunto de diferentes brigadas en caso el evento requiera un apoyo masivo de los equipos de emergencias
    • No hay un centro de entrenamiento certificado en respuesta a emergencias.

Es imperativo establecer un Centro de Entrenamiento en Respuesta de Emergencias que estandarice la capacitación y entrenamiento en los tópicos de emergencia de las empresas privadas e incluso del sector público a nivel nacional.

  • No está estandarizado el equipamiento de emergencia; en muchos casos se permite el uso de equipos que no cumplen normas o estándares internacionales, aprobados y certificados para emergencias.
  • La mayoría de minas se ubica en lugares remotos, donde el apoyo externo (bomberos, policía, servicios de salud) en caso de una emergencia es nulo o limitado. La operación minera entonces debe tener la autonomía suficiente para resolver cualquier situación de emergencia que se presente en el desarrollo de sus actividades propias y de terceros (incluyendo comunidades cercanas).
  • Presencia de mineros informales, que operan en condiciones de infraestructura, salud y seguridad precarias.

Emergencias en minas

La extracción y procesamiento de mineral es un reto, y los mineros trabajan en una de las ocupaciones más peligrosas del mundo. Emergencias en minas, como explosiones, derrumbes, incendios e inundaciones, han causado que muchos mineros hayan perdido la vida o sufrido lesiones graves. Según estadísticas de Mapfre, entre 1950 y 2000, los incendios en minas representaron el 5% de los desastres (siendo un desastre, un evento que supera las 20 fatalidades).

Los desastres en las minas nos recuerdan que la mejora continua de la seguridad es el objetivo y desafío para cada minero. ¿Hacemos algo para que estas muertes signifiquen algo o todos han muerto en vano?

Emergencias relevantes en la minería peruana

  • 23 de enero al 10 de agosto 1910: Cerro de Pasco, mina Goyllarosquizga, murieron 72 mineros, 60 heridos y 168 desaparecidos debido a una explosión de polvo de carbón.
  • 20 de diciembre 1964: mina Goyllarosquizga, más de 100 mineros mueren por explosión de polvo de carbón; solo 34 mineros, algunos gravemente heridos fueron rescatados.
  • 20 de marzo 1971: mina Chungar, deslizamiento de tierra de un cerro sobre el lago Yanahuain, que destruyó el pueblo. De 1,500 personas, 22 mineros y nueve niños sobrevivieron.
  • 23 de abril de 1998: mina Animón, seis mineros muertos por el colapso del lago Naticocha e inundaciones en las minas Animón y Huarón. Las minas estuvieron paralizadas por alrededor de dos años, perdiendo su trabajo alrededor de 2,000 trabajadores, con decenas de millones en pérdidas.
  • 2 de junio del 2000: Choropampa (Cajamarca), 151 kg de mercurio proveniente de la mina Yanacocha se derramaron durante su transporte.
  • 1 de enero 2002: mina aurífera Calpa (Arequipa), cinco mineros murieron asfixiados y otros siete lograron escapar del interior de la mina, debido a un incendio en las tuberías fabricadas con polimeros que liberó gas cianhídrico.

Emergencias relevantes en la minería mundial

  • 10 de marzo de 1906: mina Courrieres (Francia), 1,100 hombres y niños muertos por explosión de polvo de carbón. Después de 20 días de la explosión, los rescatistas encontraron 13 sobrevivientes. Sobrevivieron en un primer momento por el consumo de las loncheras de las víctimas, más tarde, por el sacrificio de uno de los caballos de las minas.
  • 6 de diciembre 1907: mina Monongah, Virginia Occidental. El peor desastre minero en la historia de la minería de los Estados Unidos de Norteamérica con 361 muertos.
  • 14 de octubre 1913: minas de carbón Senghenydd, Gales (Reino Unido). El peor desastre en la historia de la minería de Inglaterra con 438 hombres y niños muertos por una explosión..
  • 26 de abril de 1942: mina de carbón Honkeiko, Benxi (China). El peor desastre minero de todos los tiempos con 1,549 mineros muertos por una explosión.
  • La Tragedia del Humo”, 19 de junio 1945Mina El Teniente (Chile), propiedad de la Braden Copper Company. Es el mayor accidente ocurrido en una mina metálica a nivel mundial con 355 trabajadores fallecidos. La tragedia se originó debido a la emanación de monóxido de carbono producida por el incendio de una fragua ubicada en una bodega de materiales, junto a un pique, propagándose a unos cilindros de petróleo. El humo se extendió a interior mina y los sistemas de ventilación no funcionaron. Se encontró a la mayoría de muertos en socavones y piques que se llenaron de gás toxico. Algunos mineros se salvaron abriendo las llaves de aire comprimido de las redes de la mina, y otros yendo a sectores abandonados de la mina. El rescate de las víctimas se prolongó por tres días. El accidente marca un hito en la minería chilena, desde entonces se desarrolla una moderna legislación sobre higiene industrial y prevención de riesgos.
  • 5 de agosto 2010: mina de San José (Chile), 33 mineros atrapados 69 días a 622 m de profundidad; exitoso rescate mediante la Operación San Lorenzo utilizando la cápsula Fénix. La mina San José tiene más de 100 años de antigüedad y previo al derrumbe de agosto de 2010 ya había registrado accidentes, por lo cual estuvo clausurada desde marzo de 2007 hasta su reapertura autorizada por Sernageomin el 30 de mayo de 2008. Los accidentes previos con consecuencias más graves corresponden al ocurrido el día 3 de julio de 2010, sufrido por un minero que perdió una de sus piernas luego que un desprendimiento de rocas de varias toneladas le cayera encima. Durante el 2006, en la mina San Antonio (propiedad de los mismos dueños de la mina San José y separada de esta por solo unos metros), un minero falleció, y en accidente similar otro minero perdió una de sus extremidades
  • 13 de mayo 2014: mina de carbón de Soma (Turquía), a 250 km al sur de Estambul. Durante un cambio de turno, hubo una explosión en un transformador eléctrico, a unos 200 m de profundidad y a 2 km de la bocamina, que ocasionó un incendio durante varios días, falleciendo 301 trabajadores, entre 295 mineros, cinco ingenieros y un paramédico.

Hechos comunes en los desastres mineros

  • Planos de la mina desactualizados o difíciles de interpretar.
  • Métodos de minado inseguros .
  • Ventilación y eliminación de polvo y gases ineficiente.
  • Diferentes bocaminas interconectadas por galerías subterráneas en varios niveles. Ello se hizo para facilitar el acceso de los rescatistas en caso de un accidente, pero en la práctica contribuyó a la mayor pérdida de vidas debido a:
    • Que la explosión viajo más lejos desde su punto de origen.
    • Aumentó la cantidad de escombros que tenían que ser superados por los rescatistas.
    • La falta de entrenamiento de los equipos de rescate.
    • Las limitadas instalaciones de emergencia disponibles.
    • El rescate no pudo ser inmediato debido a los daños sufridos en el acceso principal (piques, rampas, etc.)
  • En algunos casos, los equipos de emergencias parece que contribuyeron a la confusión y desorientación:
  • Los mineros estaban equipados con dispositivos de respiración de emergencia, auto-rescatadores autónomos (SCSR) difíciles de utilizar en estado de pánico.
  • Los mineros deben activar manualmente el SCSR e insertarse una boquilla que luego hace difícil la comunicación.
  • La mayoría de los mineros no recibe entrenamiento real en el uso del SCSR; no están familiarizados en respirar a través del dispositivo y pueden tener la sensación de que el SCSR no está funcionando. Algunos de ellos los abandonan o se los quitan y esto es un error fatal en el caso de incendio en una mina subterránea.
  • Ausencia de tecnología de comunicaciones adecuada:
    • Los equipos de rescate no podían comunicarse con los mineros.
    • Se utilizaba sistemas telefónicos cableados obsoletos que fueron nulos o inútiles porque sus ubicaciones fijas no estaban cerca de los mineros.

Normativa legal en relación a emergencias

La Ley Nº29783 de Seguridad y Salud en el Trabajo tiene como objetivo supremo promover una cultura de prevención de riesgos laborales en el Perú mediante la adopción de un Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo. La gestión de riesgos comprende, entre otros temas, la preparación y respuesta de emergencia. Asimismo, indica que una de las responsabilidades del Servicio de Seguridad y Salud en el Trabajo es organizar los primeros auxilios y de la atención de urgencia.

Dentro de la documentación del sistema de gestión SST figuran el registro de equipos de seguridad o emergencia, el registro de la capacitación, entrenamiento y simulacros de emergencias y el Plan de Respuesta de Emergencia.

Por otro lado, la Ley obliga a adoptar disposiciones necesarias en materia de prevención, preparación y respuesta ante situaciones de emergencia y accidentes:

  • Garantizar información, medios de comunicación interna y coordinación.
  • Comunicar a las autoridades competentes, a la vecindad y a los servicios de intervención.
  • Dar servicios de primeros auxilios y asistencia medica, extinción de incendios y de evacuación al personal.
  • Dar información y formación en todos los niveles, incluidos ejercicios periódicos de prevención de situaciones de emergencia, preparación y métodos de repuesta.

El D.S. Nº024-2016-EM, que pone en vigencia el nuevo Reglamento de Seguridad y Salud Ocupacional en Minería, menciona como obligaciones de los titulares de las actividades mineras:

  • La atención de urgencias y emergencias médicas gratuitas a todos los trabajadores; disponer de un centro asistencial permanente a cargo de un médico y personal de enfermería.
  • El centro debe contar con la infraestructura que asegure una atención oportuna, eficiente, adecuada y organizada a los pacientes.
  • Contar con una ambulancia para el transporte de pacientes:
  • Ámbito de acción de 25 km o 30 minutos como máximo.
  • Con equipo de comunicaciones apropiado para la zona.
  • Características de la ambulancia especificadas en la Norma Técnica de Salud para el transporte asistido de pacientes por vía terrestre, R.M. Nº953-2006-MINSA, sus modificatorias y demás normas vigentes aplicables: Tipo I, cuando el titular minero tenga menos de 100 trabajadores; Tipo II, cuando el titular minero tenga más de 100 trabajadores.

Asimismo, menciona como otras obligaciones:

  • Elaborar el Plan de Preparación y Respuesta a Emergencias-PRE y actualizarlo anualmente.
  • Capacitar a las Brigadas de Emergencia según los estándares y prácticas nacionales o internacionales.
  • El cumplimiento del Plan PRE será fiscalizado por la autoridad minera competente.
  • Estaciones de refugio en toda mina subterránea con 72 horas mínimo de autonomía. El personal será instruido sobre la ubicación de dichas estaciones.
  • Brigadas de Emergencia preparadas para eventos tanto en superficie como en interior mina.
  • Cada miembro de la brigada debe pasar exámenes médicos para evidenciar que se encuentra mental y físicamente apto.
  • Efectuar simulacros por lo menos una vez cada trimestre.
  • Activar los sistemas de alarma por lo menos cuatro veces al año.
  • Contar con equipos mínimos de emergencia, según Anexo 20.

Propuestas

Para cerrar la brecha y estar mejor preparados para afrontar con éxito una situación de emergencia, sugerimos abordar los siguientes aspectos:

Establecer un Centro Nacional de Entrenamiento de Emergencias. La respuesta a emergencias exige:

  • Personal competente, calificado y certificado.
  • Equipamiento específico que cumpla estándares internacionales.
  • Uso de protocolos estandarizados (la mayoría de ellos sigue estándares internacionales).
  • Implementar un manual de emergencias o rescate minero estándar.
  • Implementar un plan de entrenamiento estándar.
  • Establecer un porcentaje mínimo del personal en general como brigadista. Un estándar aceptable es que cada empresa debe disponer de un mínimo de 5% de su fuerza de trabajo para formar la brigada de emergencia que debe recibir una capacitación permanente.
  • Definir el equipamiento estándar de la Brigada de Rescate; no solo listar los materiales y equipos sino incluso definir sus especificaciones técnicas.
  • Definir un código estándar de señales de infraestructura en los planos.
  • Reiniciar la Competencia Anual de Rescate Minero.
  • Definir planes de ayuda mutua entre minas cercanas. En los planes de emergencias debe haber un elemento de asistencia mutua que vincule a las minas de la misma provincia o región y, en algunos casos, con los organismos gubernamentales.
  • Implementar estaciones de rescate con personal a tiempo completo. Las estaciones deben estar estratégicamente ubicadas cerca de las regiones, con mayor densidad de operaciones y población minera, especialmente la minería artesanal o pequeña minería.

¿Por qué un Centro Nacional de Entrenamiento de Emergencias?

Las ventajas de realizar la capacitación en tópicos de emergencia en un complejo preparado para ese fin son:

  • Los entrenamientos se desarrollan en ambientes con riesgos calculados y controlados. Se ha registrado accidentes, algunos de ellos mortales, en prácticas de incendio utilizando extintores y realizadas en las propias instalaciones de las empresas.
  • Todas las brigadas siguen los mismos protocolos de respuesta según estándares internacionalmente certificados.
  • El entrenamiento se desarrolla en escenarios realistas simulando condiciones de las diferentes industrias.

Finalmente, el tener un sistema de respuesta de emergencia y personal adecuadamente entrenado para responder a estos eventos permite a las empresas minimizar las pérdidas de los siniestros y restablecer en el menor tiempo las operaciones, es decir, asegurar la continuidad del negocio.

Conclusiones y recomendaciones

  • La minera ha sido tradicionalmente una comunidad muy unida, debido a lo singular de la industria, la ubicación de las minas y los conocimientos necesarios para responder a emergencias mineras.
  • Una de las áreas de interés común debe ser la preparación y la planificación de la respuesta a emergencias en las minas.
  • La mejor solución para las emergencias es ¡No tener emergencias! Los esfuerzos diarios para trabajar de forma segura, las Reglas de Oro, la evaluación y control de riesgos, junto a cuidarnos nosotros mismos y a nuestros compañeros de trabajo, puede llevarnos a lograr cero emergencias.
  • Sin embargo, tenemos que estar preparados para lo inesperado y las emergencias son inesperadas.
  • Según las leyes actuales, ahora podemos ser procesados por negligencia criminal, la falta de debida diligencia y violaciones a las normas de salud y seguridad.
  • Debemos tener siempre presente que el seguro no cubrirá todas las pérdidas, ni una condena por negligencia criminal.
  • Utilizar métodos de minado seguros.
Fernando Altamirano
Sobre Santiago Feliu 1741 Artículos
Lic. Santiago F.Feliu Enfermería- Legal - Forense Especialista en Aerovacuacion

Sé el primero en comentar